Thursday, September 2, 2010

Klammhöhe y Eisenstadt

Desde que conozco a Corina siempre me ha dicho que le encantan los Citroën 2CV, por lo que también siempre me dijo que cuando la llegara a visitar me llevaría a una reunión de estos locos.

Empezamos a preparar las cosas temprano. Tine había llegado el día anterior y se iría con nosotros. Aunque en Willy, sólo iríamos CocoRinna y yo.

No sabía que estos carritos pudiesen llegar a los 120 kph. Honestamente iba un poco asustado. O bastante!

Klammhöhe queda a menos de 60 kilómetros de Viena. Se toma la misma autopista que me llevó de Salzburg hasta Viena y luego se desvía por una serie de caminos secundarios que son muy pintorescos. Según el pronóstico del clima, todo el fin de semana haría buen tiempo: sol, cielos despejados y porcentaje casi nulo de lluvia.

A pesar de que no llegamos tan tarde, ya habían varios carros parqueados en el lugar que estaba reservado para los entusiastas. Y aún faltaban muchos más que estarían llegando en el resto del día y al día siguiente.

El fin de semana fue un día de camping, aunque muchos entuasiastas le remueven los asientos traseros a sus carros y aparte del hecho de que tiene más espacio para carga (también le hacen una extensión al baúl), pueden usar la parte trasera para dormir. También se miraban muchas carpas, de hecho yo dormí en una.

Se formaron grupos, como en cualquier reunión. Los conocidos siempre se juntan, pero todos se conocían entre sí. Fue gracioso ver muchos suéteres típicos del lago (de Atitlán) en muchas de las personas que llegaron. Esto es porque hay un tío (austríaco) que vive en Guatemala y que les llevó estos suéteres como recuerdo. De hecho Hannes fue a Guatemala, más adelante hablaré en detalle acerca de esto.

La camaradería es muy bonita. Todos comparten todo. Si alguien cocina comparte la comida con el resto. Me recordó cuando estaba en Casa que todo se compartía. El esmero con que algunas personas cuidad sus carros es increíble. Pude ver 2CV completamente restaurados. Los dueños tienen que saber cómo repararlos ya que no cualquier persona los puede reparar hoy en día, especialmente que los llevan en grandes travesías: ir de Austria a Escocia, o Austria a Suecia o Finlandia para los Encuentros Mundiales de 2CV. A parte que siendo todos los carros computarizados...

Estando el pueblo en la base de una montaña, hay muchas oportunidades para hacer un poco de hiking para lo cual están señalizados varios senderos a través de las montañas (o colinas como les llaman los vieneses). Sea lo que sean, el paisaje es muy bonito.

Más arriba mencioné que Hannes había visitado Guatemala. Para el desayuno del domingo me tenía una sorpresa: tenía frijoles de Guatemala!!!! Eran un par de latas de frijoles Ducal! No soy de las personas que extrañan la comida de su país de origen, pero tampoco soy de los que son indiferentes si alguien tiene comida de Guate.







Se terminó el fin de semana, pero no por eso las actividades. Al menos para nosotros. Mucha gente tenía que trabajar al día siguiente. Tine se regresó a Augsburg, pero consiguió ride hasta Salzburg, de ahí usaría un Bayern ticket. El resto de los amigos de Cori, Cori y yo nos iríamos a casa de Hannes en Eisenstadt.

En el camino, abrimos el techo al carro y el día era perfecto para eso! Llegamos a casa de Hannes y Evi ya tenía la piscina lista. Las cervezas ya estaban en el congelador. Aún había sol. Era perfecto. Al día siguiente Hannes me tenía una sopresa: tenía una botella de ron premium añejado 23 años: Zacapa Centenario. Dije que no extrañaba la comido, pero si extraño el licor de Guatemala, especialmente la Quetzalteca. Edy me traía un par de botellas de 125mL, bueno no específicamente para mi, pero si para que las tomáramos y recordáramos nuestras jodas en Xela. Pasó lo que ya sabía que iba a pasar: ni siquiera había salido de México y las botellas ya no existían. Creo que yo no me hubiese podido resister también. Luego, mi amiga Saartje, viejó el mes pasado por México y Guatemala y me traería una botella de 1L. Luego vendría la mala noticia: te traje la botella pero el envase se rajó, ahora toda mi ropa huele a Quetzalteca. Casi lloro de la tristeza.

En el pequeño garage y en los alrededores de la propiedad de Hannes pude ver que tiene muchísimos 2CV, yo creo que conté más de 10. En distintos estados de restauraación (o deterioración), 1 Ami, 1 DS recientemente restaurado, 1 C3 y 1 C4 Picasso.

Martes por la noche regresamos a Wien.




No comments: