Monday, October 11, 2010

A un mes de estar en Praha

El tiempo se pasa volando. Llevo un mes en la República Checa! Aún no conozco otra ciudad que no sea Praga pero no me estoy apurado. Estoy viendo que me voy a quedar más tiempo del que originalmente había pensado. Sé que es muy atrevido decir eso a solamente un mes de estar aquí, pero he conocido buenas personas que me han brindado su amistad sin esperar nada a cambio.

Lo que si he conocido un poco es la ciudad. He caminado muchísimo! Yo creo que mi lugar favorito hasta ahora es el parque Letná (Letenské Sady). Desde ese lugar hay unas vistas espectaculares del Staré Město (Ciudad Vieja) y de la torre de televisión.

Durante mi primer mes he recibido visitas muy agradables y muy esperadas. Primero Julio y Pampa, que aunque sólo salimos de joda una vez y luego no los volví a ver, fue muy agradable verlos de nuevo. Luego, vino Frida. Tuvimos que esperar 8 meses para vernos después de que no despedimos en Antigua un jueves de noviembre. Luego dos meses más después de que nos encontráramos de nuevo, esta vez en Malmö. Ahora ella venía a Praga. Aunque su visita fue muy corta, fueron solamente 3 días. Fue muy agradable el verla de nuevo. Me pregunto cuándo nos volveremos a ver...

La vida en el hostel a veces puede ser muy cómoda, por qué, porque sólo tengo que caminar unos metros y ya estoy en el trabajo. Lo mismo cuando termina mi turno. Conseguí un piso a 4 kilómetros del hostel. Cuando vivía en el hostel ya sentía que nunca me iría de ahí. Cuando me mudé al piso deseé tanto estar viviendo en él! En más de una ocasión me estaba durmiendo en el colazo de 15 minutos en el tram. Bueno, la felicidad solamente duró una semana. Después de eso, encontré la manera de que me echaran! Pero no importa. Soy un viajero hardcore, no tener un lugar donde dormir es el menor de mis problemas. Lo he solucionado las dos últimas noches. Afortunadamente bajo techo y en una cama. Las últimas veces que no conseguí donde dormir fue en gasolineras en Francia, España y Portugal. mmmm Portugal, antes de irme de este continente tengo que pasar un tiempo por ahí. Bueno, regresando al tema de las gasolineras, era verano. Aunque la última vez en Francia ya empezaba un poquito el frío.

Quizá otro de mis lugares favoritos en Praga es el Cementerio
Olšany (Olšanské Hřbitovy). Es un lugar muy tranquilo. Tan tranquilo que de hecho al momento de estar escribiendo estas líneas me están dando ganas de ir. La parte que más me gusta es la parte antigua donde las tumbas están tan descuidadas que están cubiertas por hojas y apenas se puede dar cuenta que hay algo debajo.

Aún tengo mucho por descubrir en esta ciudad, aún me quedan muchos parques que recorrer. Muchos mercados de pulgas por descubrir. Muchas ciudades fuera de Praga por conocer. Por ahora mi misión es disfruta haciendo mi trabajo y encontrar un piso. Ya se me ocurrirá algo.





1 comment:

Anonymous said...

vos qué les has hecho para que te echaran del piso? demasiado baile ronaldino? :)